Posteado por: lanuevaargentina | mayo 9, 2010

Virgen de Lujan, Patrona y Compañera de nuestra Patria en este Bicentenario

 

En el año que celebramos el BICENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE virgen de lujanMAYO, la Asociación Nueva Argentina a través de su Presidente el Licenciado Angel Walter Arjona, emitió el siguiente artículo teniendo en cuenta los ejes Rescate Cultural Proyectivo, Educación y Trabajo adhiriendose de esta manera a esta fecha tan especial a todos los argentinos. Corría el mes de mayo de 1630 cuando la milagrosa imagen de la Virgen de Luján llegó a la Argentina. Antonio Farías Sáa, era un hacendado radicado en Sumampa (Santiago del Estero) que quería colocar en su estancia una capilla para la Virgen. Este hombre le pidió a un amigo que vivía en Brasil que le enviara una imagen que representara la Inmaculada Concepción de María. El amigo le envió dos, la que le había encargado y otra de la Virgen con el Niño Jesús. Cuando llegaron, fueron colocadas en una carreta y partieron en una caravana rumbo a Sumampa. La caravana se detuvo a orillas del río Luján a 67 kilómetros de Buenos Aires, en una hacienda, conocida como la estancia de Rosendo. Al llegar el otro día los carreteros iban a proseguir con el viaje, pero la carreta que llevaba la imagen no se movía, intentaron de todas las formas posibles que caminara, bajaron la mercadería, colocaron más bueyes, pero todo fue inútil, las dos imágenes estaban en el fondo de la carreta en dos pequeños cajones. Los carreteros retiraron una imagen y no se movió, la subieron y bajaron la otra, y la carreta marcho normalmente. En ese instante los hombres comprendieron que estaba ocurriendo algo milagroso. Al ver que la Virgen no quería marcharse se dirigieron a la casa más cercana, la de don Rosendo. La familia se emocionó al ver la imagen y la colocaron el su casa, la noticia corrió por toda la región, y se enteraron hasta en Buenos Aires. Las personas empezaron a viajar al lugar, entonces don Rosendo construyó una pequeña capilla, entre los pajonales de la pampa, en este lugar permaneció la virgencita desde 1630 hasta 1674.

Al compartir esta breve reseña histórica de la patrona de nuestro país nos acercamos a todos ustedes para compartirles desde la fe de las que todos y cada uno profesa, nuestro deseo de caminar en este año especial del Bicentenario, hacia la patria que nuestros próceres y todos nosotros soñamos, poniendo todas nuestras fuerzas espirituales y morales al servicio de este sueño, la de hacer realidad una patria donde, como reza nuestro preámbulo: “se promueva el bienestar general y se aseguren los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar nuestro bendito suelo argentino” y a continuación pide: “invocando la protección de Dios fuente de toda razón y justicia…”, Hoy esta invocación la hacemos especialmente a nuestra Madre de Lujan que quiso quedarse en nuestra patria y ser la protectora del pueblo argentino, por eso bajo el espíritu con que fue naciendo nuestro pueblo, queremos renovar nuestro corazón patrio y pedirle a ella que nos ayude en este peregrinar por nuestra tierra, dejando nuestra mejor semilla, para que las próximas generaciones cosechen lo mejor que hayamos sembrado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: