Posteado por: lanuevaargentina | noviembre 28, 2010

HOMBRES Y MUJERES DEL BICENTENARIO – SALVADOR MAZZA –

HOMBRES Y MUJERES

DEL BICENTENARIO

“SALVADOR MAZZA”

Salvador Mazza

La Asociación Nueva Argentina en el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo, teniendo entre sus ejes Educación y Rescate Cultural Proyectivo, a través de su Presidente el Licenciado Ángel Walter Arjona, recuerda a uno de los prestigiosos hombres de la medicina argentina y de prestigio internacional, el Doctor Salvador Mazza.

Salvador Mazza, nació el 6 de Junio de 1886 en Buenos Aires, siendo el 9 de noviembre el día de su fallecimiento, y el día que nuestra patria recuerda a uno de los grandes de la medicina argentina. Fue un médico argentino, destacado por haber dedicado casi toda su vida al estudio y combate de la tripanosomiasis americana (mal de Chagas) y otras enfermedades endémicas.

El Dr. Salvador Mazza nació incidentalmente en la ciudad de Buenos Aires aunque su infancia transcurrió en la ciudad bonaerense de Rauch. Era hijo de Francesco Mazza y Giuseppa Alfise, inmigrantes italianos procedentes de la ciudad siciliana de Palermo.

Aventajado alumno, Salvador Mazza, a los diez años pudo iniciar sus estudios medios en el Colegio Nacional Buenos Aires. Al concluir sus estudios medios intentó ingresar en la Escuela Naval Militar pero fue rechazado durante la revisión médica. Decidió entonces inscribirse en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires, lo cual concretó en 1903.

En 1914 se casó con Clorinda Brígida Razori, quien sería su compañera y asistente por toda la vida. Mientras cursaba sus estudios de grado fue inspector sanitario y se abocó a la organización y realización de campañas de profilaxis y vacunación en la provincia de Buenos Aires. Al graduarse se especializó en microbiología clínica y anatomopatología. Tras haber sido por un tiempo el director del laboratorio del lazareto de la Isla Martín García efectuó una gira de estudios por varios países europeos, en la cual profundizó sus conocimientos sobre enfermedades infectocontagiosas, la sanidad militar y la microfotografía.

En 1910 logró obtener el título de doctor médico, casi al mismo tiempo en que junto a Rodolfo Kraus desarrolló una vacuna anti-tifoidea de una sola aplicación. En 1916, en plena Primera Guerra Mundial, revistando como Teniente 1º Médico del Ejército Argentino, se le encargó realizar un estudio de enfermedades infecciosas en Alemania y el Imperio austrohúngaro; en ese momento conoció a su colega Carlos Chagas, el cual recientemente había descubierto al agente microbiano de la tripanosomiasis americana.

Mazza al retornar a su país en 1920 fue nombrado director del laboratorio central del Hospital Nacional de Clínicas y titular de la cátedra de bacteriología de la Facultad de Medicina de la UBA. Junto a su esposa en 1923 se dirigió a Francia para efectuar nuevos estudios de perfeccionamiento. Con tal motivo marchó a Túnez, entonces colonia francesa, estudiando en la sede tunecina del Instituto Pasteur dirigida por el bacteriólogo y entomólogo Charles Nicolle, quien había sido galardonado con el Premio Nobel de Medicina el año 1928. Nicolle era célebre por sus estudios atinentes al tifus exantemático epidémico y considerado un “segundo Pasteur”.

Salvador Mazza regresó a la Argentina en 1925 y fue nombrado director del laboratorio y del museo del Instituto de Clínica Quirúrgica de la Facultad de Medicina de la UBA. A fines de1925 Mazza invitó y hospedó en Argentina a Charles Nicolle quien se hallaba interesado en las enfermedades endémicas que existían en el norte argentino. Nicolle advirtió la forma inadecuada con que se enfrentaban tales afecciones en esas regiones y por esto ayudó a Mazza en su intención de fundar un instituto para la investigación y la diagnosis de las enfermedades endémicas americanas, muchas de ellas poco o nada conocidas. En 1926 la Facultad de Medicina de la UBA a instancias de José Arce estableció la Misión de Estudios de Patología Regional Argentina (MEPRA), llamada coloquialmente misión Mazza ya que Mazza fue su director. La MEPRA, con sede central en Jujuy, funcionó en el famoso “E.600”, un laboratorio y hospital móvil instalado en un tren ferroviario. De este modo tal institución pudo trasladarse por la extensa red ferroviaria argentina llegando incluso a Bolivia y Chile.

En 1926 Mazza fundó la Sociedad Científica de Jujuy, cuyo primer presidente fue el malariólogo Guillermo Paterson. En ese mismo año realizó los primeros diagnósticos de tripanosomiasis americana y leishmaniasis tegumentaria americana en Argentina. Dondequiera se encontrase, la MEPRA difundía las novedades y descubrimientos atinentes a la cura o profilaxis de enfermedades contagiosas entre los médicos y poblaciones rurales. La labor principal de Mazza en este punto fue el ataque al vector de la tripanosomiasis americana, la vinchuca (Triatoma infestans). Por tal motivo alertó a las autoridades que uno de los principales factores para la expansión o existencia de la tripanosomiasis y afecciones semejantes se encontraba en las precarias condiciones económicas, educativas e higiénicas de las poblaciones rurales y urbanas del norte argentino. Estudió asimismo la dacrioadenitis y por esto a la fase aguda de tal enfermedad se la denomina signo de Mazza-Benítez.

En 1942 se contactó con el escocés Alexander Fleming con el objeto de organizar la producción de penicilina en Argentina y un año después obtuvo junto a su equipo la primera producción argentina de tal antibiótico. Sin embargo el gobierno de entonces ignoró los descubrimientos y esfuerzos de Salvador Mazza y le retaceó de un modo casi absoluto todo apoyo económico, pese a que la producción extranjera de penicilina tampoco estaba disponible ya que casi en su totalidad se utilizaba para atender las necesidades en los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial.

Salvador Mazza falleció de un infarto cardíaco, según todo parece indicarlo, a causa de la tripanosomiasis en la forma cardíaco-crónica mientras se encontraba participando de un congreso médico en MonterreyMéxico. En homenaje a su memoria la ciudad más septentrional de Argentina lo recuerda con el nombre de Profesor Salvador Mazza. Y en el marco de un convenio con la Universidad Nacional de Jujuy, la comuna capitalina construye frente al rectorado de la casa de estudios, una plazoleta que llevará el nombre del doctor Salvador Mazza.

El actor Miguel Ángel Solá interpretó a Mazza en la película sobre el doctor, Casas de fuego, dirigida por Juan Bautista Stagnaro.

 

ASOCIACION

NUEVA ARGENTINA

 Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia libre


Responses

  1. La universidad de Jujuy no esta conservando el patrimonio de la Misión de Estudios de Patología Regional Argentina, ha tirado algunos edificios, para poner cancha de tenis y padel. Si pasas por delante del ractario verás que solo quedan columnas, de que sirve una plaza recordando al ilustre Mazza si por otro lado nada se esta valorando, quien controla los patrimonios? Un tirón de orejas a las autoridades de la UNju, quedan muy pocas construcciones intactas es la residencia de huéspedes como salvar lo pco que queda?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: